El papel y los colores en los folletos

Dado que los folletos son materiales impresos, es precisamente en el papel y en los colores donde se expresa la calidad de una empresa. En primer lugar, el diseñador gráfico responsable de hacer destellar la imagen corporativa debe considerar el tipo de papel que será soporte. De él dependerá que el diseño se luzca o no y que los folletos tengan resistencia o se arruinen en poco tiempo. Las tres opciones más populares para folletos son las siguientes:

Papel offset

Es el papel más popular, dado que se emplea en la impresión de su mismo nombre, la más extendida en todo el mundo. Dentro de esta categoría general se distinguen los papeles con terminación y sin terminación. El papel offset con acabado más empleado para la impresión de dípticos y trípticos es el papel ilustración. Su superficie está cubierta con una mezcla de minerales y arcilla que lo vuelve suave al tacto, atractivo, flexible, resistente y de excelente definición. El acabado puede ser brillante o mate, ideal para resaltar colores o texto, respectivamente.

En caso de querer realizar folletos (volantes, dípticos y trípticos) y abaratar costos, se puede optar por el papel offset sin terminación, ya que es de buena calidad y resistente. De todos modos, este tipo de papel no es tan atractivo como el papel ilustración, ni tiene tanta definición como este.

Papel obra

Es el tipo de papel más barato y, por ende, de calidad más baja. Tiene poca duración y es opaco, por lo que los colores pierden definición. Es ideal para imprimir volantes en grandes cantidades.

Cartulina

Para impactar al público con piezas de máxima calidad, nada mejor que imprimir los folletos en cartulina, un papel sumamente atractivo y resistente. La cartulina es un papel grueso con terminación, brillante o mate.

En cuanto al papel, es importante no solo elegir el tipo sino también el peso. Los estudios de marketing sostienen que el peso y el grosor del papel inciden en cómo el público considera a una empresa: ante folletos de papel delgado, las personas ven una empresa débil y poco seria, mientras que ante folletos de papel pesado, una compañía es asociada con las ideas de solidez y profesionalismo. Los tipos de papel y pesos más populares para la impresión de folletos exitosos son:

  • Volantes: papel offset sin terminación de 70# o papel obra de 35#.

  • Dípticos y trípticos: papel ilustración de 80# y 100#, papel offset sin terminación de 70# o cartulina de 80# y 100#.

Otro aspecto clave a considerar antes de comenzar el diseño de un folleto son los colores disponibles, que dependen directamente de la impresión. Así, según las posibilidades presupuestarias de cada empresa, un folleto puede estar en blanco y negro, a un solo color o a todo color. Actualmente la folletería a todo color se ha vuelto accesible y muy popular, dado que se pueden obtener piezas de gran atractivo visual a bajos costos. En THEBROCHURE.ORG presentamos algunos principios básicos que siguen los diseñadores una vez definido el número de colores para un folleto:

  1. Realizar diseños simples y con aire en caso de realizar un folleto a todo color, para evitar la confusión y la saturación y lograr una pieza llamativa.

  2. Elegir la paleta cromática a emplear siguiendo como pauta los colores del logo corporativo. En el diseño de un folleto se pueden emplear estos en todas sus gamas o con otros colores compatibles.

  3. En la medida de lo posible, identificar los colores corporativos con el sistema Pantone, para que la impresión de los folletos sea exacta.

  4. En caso de optar por un folleto monocromático, elegir el color corporativo más representativo y emplearlo en todas sus variantes. Se obtendrán folletos elegantes y simples.

  5. Cuando se quiere trabajar con distintos colores una posibilidad efectiva es combinar colores suaves para los fondos, con otros llamativos que destaquen la información relevante.


Diseño Web por Log Technology

El contenido de este sitio web está registrado.